Para los expertos en marketing digital, las redes sociales son el condimento esencial que diferencia un buen plato de uno espectacular. Por eso, forman parte de la mayoría de las estrategias. Eso sí, para aprovechar el Social Media Marketing, es necesario conocer algunos puntos clave. ¡Te los contamos!

Social Media Marketing: definición

El Social Media Marketing (SMM) engloba un conjunto de técnicas, estrategias y procedimientos de marketing digital cuyo objetivo es persuadir a un target específico a través de las redes sociales. Estos canales digitales se alzan como una vía perfecta para enamorar al público de una marca y, en última instancia, fomentar sus ventas.

¿Por qué son tan importantes las redes sociales en marketing digital? Las redes sociales se han convertido en plataformas digitales en las que confluyen perfiles amplísimos de consumidores, con intereses, actividades o relaciones en común. Sea cual sea tu target, hay una red social donde encontrarlo y una manera de atraerlo.

Las redes sociales son el mejor ejemplo del nuevo sistema de comunicación entre marcas y audiencias: antes, la marca hablaba, pero no recibía feedback. De aquel monólogo hemos pasado a una conversación. Para vender en la era digital, las marcas tienen que saber escuchar a su target. En ese contexto, las redes son una vía con infinitas posibilidades de generar esa conversación.

Gracias a eso, una empresa puede conocer a fondo las necesidades y preocupaciones de su audiencia, y adaptar sus productos y servicios a ella. Lo mismo para con los mensajes y los formatos: si escuchas a tu público, sabrás cuál es la manera de conquistarlo, para establecer un vínculo con él, para convertir tus campañas de marketing en algo mucho más profundo que un cartel en una autovía. La idea no es solo darte a conocer, es convertirte en un referente.

El Social Media Marketing ha adaptado sus estrategias (los discursos, el tono, la periodicidad del contenido…) a las distintas redes sociales, básicamente, por el tipo de público (que no es igual en cada plataforma), pero también por el lenguaje específico que se ha desarrollado en cada uno de ellas.

No es lo mismo utilizar LinkedIn como canal de comunicación que Twitter o TikTok, porque los usuarios se comportan de manera distinta, porque el tono de los mensajes es diferente y los formatos empleados, también.

Social Media Marketing y embudo de ventas

En línea con lo que decíamos antes, el objetivo principal del SMM es mantener una relación a largo plazo con los clientes y clientes potenciales. El Social Media Marketing utiliza las redes sociales para construir esa relación, con distintos subobjetivos, que abarcan desde la mejora de la imagen de marca hasta la venta pura.

El contenido en redes se puede utilizar para atraer a los consumidores hacia la e-commerce de un negocio o hacia sus puntos de venta físicos. Una buena estrategia de marketing digital (en redes sociales o a través de otros canales) implica aprovechar el hecho de que internet no tiene barreras.

Si vendes un producto o servicio, aprovecha eso para detectar en qué punto del proceso de compra se encuentran tus consumidores y acompáñalos durante el camino hacia la conversión. Utiliza tu contenido para ello. Esto no es Performance como tal. Los mensajes deben trascender el mero “compra aquí”. Deben ser informativos, deben ser interesantes, deben ayudar a tu audiencia a decidirse por tu marca en un mundo increíblemente competitivo. Si aprovechas ese poder, el Social Media Marketing se convertirá en un gran aliado en tus campañas de venta.

Publicidad en RRSS

El SMM puede aplicarse a, prácticamente, todos los tipos de redes sociales que existen (y son muchos). En función del producto o servicio que vendas y del target que tengas, deberás decantarte por redes sociales más genéricas (Facebook, Instagram, Twitter, ahí estamos todos, hay muchas posibilidades de microsegmentación) o bien más especializadas. Recuerda, hay vida más allá de Zuckerberg.

Y, a pesar de ello, estas grandes redes sociales ofrecen muchas posibilidades de publicitar tus productos a través de campañas en las que la segmentación se convierte en una gran aliada. Lo idóneo es elaborar una estrategia que combine la creación de contenido interesante con publicidad para atraer a más público hacia ese contenido o, directamente, hacia tu e-commerce. La selección de uno u otro objetivo dependerá de en qué punto se encuentre tu audiencia.

Vamos a dar un repaso por las herramientas de publicidad en redes sociales más conocidas:

  • Facebook Ads: la plataforma de Mark Zuckerberg es una de las más usadas por las empresas debido a su gran alcance. Destaca por la amplia segmentación de públicos, la facilidad de promover contenido viral entre comunidades de usuarios y la posibilidad de invertir un presupuesto bajo (aunque todo dependerá del objetivo).
  • Instagram Ads: si algo nos ha enseñado Instagram es que el mundo de la imagen está en auge. Fotografías y vídeos nunca habían tenido tanto éxito y, cómo no, las empresas han querido aprovechar el tirón. La herramienta favorita de Dulceida permite promocionar publicaciones para aumentar su alcance, incrementar el tráfico social en tu web, conseguir conversiones, invitar a los usuarios a instalar tu app, etcétera.
  • Twitter Ads: la plataforma del pájaro sigue ahí y tiene un grandísimo potencial. Recuerda, si no está en Twitter no existe. A diario, millones de usuarios acceden a la red social para informarse. ¿Quieres sacarle partido? Promociona tendencias para crear comunidades y amplía la red de usuarios que interactúan con tu marca.

Plan estratégico de Social Media Marketing, ¿qué tener en cuenta?

La base del Social Media Marketing está en la estrategia. Antes de lanzarte a abrir perfiles en redes sociales y publicar, debes elaborar un plan que sustente los objetivos: encontrar a tu audiencia, saber en qué punto se encuentra con respecto a tu marca, conocer cuál es la mejor manera de llamar su atención, localizar tus esfuerzos para acertar en la diana. O… ¿empezarías una casa por el tejado? Tranquil@, aquí tienes un manual con 10 claves a tener en cuenta:

Clave 1: Investiga, analiza y profundiza

Esto significa conocer todo lo necesario sobre el mercado y la competencia. En la mayoría de ocasiones, esta búsqueda exhaustiva te puede dar ideas que no tenías en mente. Qué mensajes utilizan tus competidores, cuál es la periodicidad de sus publicaciones, si trabajan con influencers… Extrae ideas de ello y piensa fuera de la caja. Utiliza esta fase para encontrar huecos. Seguro que hay algo que tu competencia no está haciendo y que podrías aprovechar.

Clave 2: Segmenta tu público

¿Cómo? Creando tu buyer persona. Se trata de una representación del consumidor ideal que te permitirá afinar tus acciones de comunicación. Para ello, estudia las características sociodemográficas de tu clientes ideales, a qué se dedican y qué estudiaron, qué les gusta hacer en su tiempo libre, cuál es su comportamiento digital y cuánto tiempo invierten en él…

Clave 3: Define unos KPIs asumibles

Los indicadores clave de rendimiento son aquellos que permitirán redirigir las acciones de SMM en caso de no seguir la dirección correcta. A veces puede ocurrir, lo importante es darse cuenta a tiempo. Lo bueno de internet es que nos da datos en tiempo real, por lo que tenemos una gran capacidad de reacción. Si vemos que no estamos alcanzando los KPIs, reconfiguremos las acciones.

Clave 4: No te olvides de las conversiones

Como es lógico, el fin último de toda acción de marketing es persuadir al consumidor. ¿Para qué? La respuesta a esa pregunta es tu conversión. Puede ser descargar un formulario, atraerlo a un evento o vender tu producto. Ten en cuenta que, para lograr una conversión, es importante crear y definir un customer journey coherente, es decir, el viaje que debe seguir el usuario para convertirse en un cliente. Si tu objetivo es la venta, recuerda que ese recorrido difiere en función de si tienes una tienda online, ofreces tus productos en un marketplace, cierras tus ventas en un contact center o quieres fomentar las ventas físicas, por ejemplo.

Clave 5: Puesta en marcha del proceso

El uso de herramientas específicas de SMM te ayudarán en la tarea. No solo a la hora de programar publicaciones, también medir resultados a través de su analítica. Por ejemplo, SemRush proporciona grandes oportunidades en este sentido. Recuerda, la analítica es clave en Social Media Marketing. No lanzamos campañas y cruzamos los dedos por que sean exitosas. Lanzamos campañas, medimos los resultados y reaccionamos. Los datos son la clave del éxito en internet.

Clave 6: De cliente a lovemark

Convertir está bien, pero fidelizar es aún mejor. Aquí entra un conjunto de situaciones que giran en torno a todo el ciclo de compra del producto, pero también a las acciones de comunicación. Si haces algo que resulte interesante a tu público, a la larga es más fácil fidelizar. Para ello, insistimos, interésate por tu público. Descubre qué quiere y dáselo. Personaliza al máximo tus mensajes. Adelántate a sus necesidades futuras. Enamóralo.

Clave 7: Estrategia y creatividad

Sí. Está claro que hay que tener una estrategia definida, ser muy concienzudos y meticulosos con ella, establecer la medición, etcétera. Pero hay un factor más que debe ir dentro de esa estrategia: la creatividad. Una buena dosis de ingenio y entretenimiento consigue más de lo que crees. Y si no, que se lo digan al community manager de KFC.

Clave 8: Presta atención al presupuesto

Repartir la inversión de forma que todos los canales puedan alcanzar los objetivos propuestos. Eso sí, hay que tener en cuenta cuál de ellos tiene mayor posibilidad de impactar y, por ende, convertir. Será ahí donde debas invertir mayor parte de tu presupuesto.

Clave 9: Sigue al usuario

En internet, todo se puede medir y rastrear. Aprovéchalo. Por ejemplo, si tienes una e-commerce, la implementación de parámetros UTMs te permitirá seguir a tu usuario más allá de la red social en la que te encuentres: ver si llega a tu tienda o no, cuánto tiempo pasa en ella, etcétera. Además, una correcta configuración de la analítica on page te dará más información que podrás aprovechar para perfilar mejor tus estrategias globales de marketing digital: conocerás si añade productos al carrito o no, si inicia el proceso de compra, si lo culmina, etcétera.

Clave 10: Medición de resultados

Para comprobar si las acciones están funcionando como esperabas tendrás que medir el impacto de cada publicación o anuncio por ti mism@. Utiliza las herramientas de medición de resultados para ello. Por ejemplo, las internas de las redes sociales y Google Analytics son un buen punto de partida, que puedes completar con herramientas más sofisticadas.

Social Big Data: marketing y Big Data

Te preguntarás, ¿qué tiene que ver el Big Data con todo esto? En realidad más de lo que crees. Básicamente, porque estamos hablando de un término que engloba cantidades masivas de datos y, hoy en día, las redes sociales generan millones de datos cada minuto. De esta unión, nació el Social Big Data.

Para que te hagas una idea, según el portal de estadística Statista, en España, Instagram alcanzó la cifra de 20 millones de usuarios en diciembre de 2020, lo que significa un incremento de un 25% respecto al número de perfiles registrados en 2019.

¿Te das cuenta del alcance? Además, cada foto en Instagram, cada descarga en Tiktok, cada repost en Facebook es fácilmente medible y nos ayuda a conocer a los usuarios mucho mejor: cuáles son sus intereses y sus comportamientos. A partir de ahí, comienza la segmentación.

Los macrodatos en RRSS son fuentes incomprensibles y, a priori, imposibles de analizar en su totalidad. Por eso, se han desarrollado herramientas específicas que, de manera automatizada, nos ayudan a definir el valor de los datos y a separar lo válido de aquello que no lo es.

En este sentido, el procesamiento de los datos es fundamental. Un dato por sí mismo no tiene valor, pero muchos datos, limpios, veraces, contrastados, procesados y analizados son oro para las empresas del siglo XXI. Por ejemplo, a través del Data Mining se pueden encontrar patrones en la masa de datos y extraer información de peso que después se puede (y se debe) aplicar a la estrategia de SMM.

Beneficios de implantar el Social Big Data en tu estrategia de marketing

  1. Conocimiento (aún más) profundo del consumidor y del mercado. La fusión de ambos conceptos (marketing y Big Data) permite extraer el máximo rendimiento a la segmentación de los intereses y comportamientos de los usuarios en las redes sociales.
  2. Elección del momento perfecto. A mayor cantidad de datos, mayor probabilidad de acierto. Si efectúas un análisis en profundidad utilizando soluciones Big Data, es posible elegir el momento idóneo y el lugar adecuado para lanzar tus acciones de marketing en redes sociales.
  3. Cambio de estrategia. Si hay algo que no está funcionando, los datos lo revelan y te proporcionan la información necesaria para determinar una nueva dirección que permita perfeccionar las acciones.
  4. Mejora de procesos. A través del volumen de reacciones y comentarios en torno a una marca, se pueden buscar soluciones que ayuden a mejorar los procesos, por ejemplo, servicio de atención al cliente, lanzamiento de nueva línea de productos o mejora de los existentes.
  5. Detección de nuevos perfiles de público objetivo.
Anterior

Personas que conectan con personas: la nueva ruta hacia el Customer Experience

Siguiente

Digitalización, automatización, personalización: la conquista del cliente pasa por la tecnología

Sobre el autor

Mariola Montoya

Periodista y comunicadora audiovisual que junto a su curiosidad innata da un enfoque único a su contenido.

Te puede interesar