Después de casi 3 años de pandemia y crisis económica, a lo que se le suman los cambios en las formas de trabajo y la creciente fuga de talentos jóvenes, son cada vez más las empresas que son conscientes de la importancia del talento humano que conforma sus equipos.

El talento se ha convertido en todo un activo estratégico de las empresas, puesto que el nuevo paradigma empresarial está centrado en las personas y en los resultados que éstas obtienen en relación a los objetivos planteados. Es por ello que, ahora que muchas organizaciones se encuentran en medio de readaptarse y reinventarse frente a un mundo que cambia constantemente, buscan profesionales que tengan habilidades para abordar retos y desafíos constantes y, a su vez, que estén alineados con la misión, visión y los valores de la empresa.

Potenciar el talento humano dentro de nuestras organizaciones nos ayudará no solo a retener el talento, sino ayudarlos a explotar todo su potencial y capacidad creativa, lo que beneficiará tanto al colaborador como a la organización.

¿Cómo lo hacemos?

  1. Identificamos el talento dentro y fuera de la compañía

Muchas veces cuando nos encontramos frente a la apertura de un nuevo puesto, nuestra primera opción es salir a buscar talento, pero lo que dejamos de lado es que podemos encontrar talento dentro de nuestros equipos que tiene toda la capacidad para afrontar nuevos retos. Esto a su vez permitirá a los colaboradores seguir explorando sus habilidades y desarrollo profesional.

  1. Impulsar la motivación de los equipos

Para evitar que el talento se vaya de tu organización a la competencia es necesario que tus trabajadores nunca pierdan la motivación. Para lograrlo puedes optar por ofrecerles opciones para desarrollarse profesional y personalmente con incentivos ajustados a sus necesidades y dentro un ambiente de trabajo adecuado.

Determina el perfil profesional de tu talento y busca las opciones que más se ajustan a sus necesidades y que estén en tus posibilidades.

  1. Fomentar el compromiso y trabajo en equipo

Si queremos que nuestro talento este comprometido con la organización debemos trabajar en lograr una relación de confianza, ofrecer un entorno en donde los colaboradores se sientan cómodos, e impulsar el trabajo en equipo. El compromiso de un colaborador no solo se refleja en el hecho de no perder el talento, si no en el logro de objetivos, una mayor innovación y creatividad, disposición al cambio, y una mentalidad más abierta y participativa.

  1. La comunicación constante es clave

La comunicación debe ser bidireccional y orientada a la satisfacción de las necesidades de los trabajadores respecto del trabajo, pero también con un profundo entendimiento del balance entre la vida personal y laboral. La comunicación constante y asertiva ayudará a mejorar la productividad, creará un espacio de trabajo cómodo e impulsará al trabajo en equipo.

  1. Un feedback adecuado y oportuno

Para conseguir excelentes resultados, el entorno debe ser estimulante para los trabajadores, y si bien evaluar el rendimiento de los trabajadores es clave para cualquier empresa, para que estos mejoren su rendimiento es esencial brindar un feedback adecuado y oportuno respecto de los resultados. La idea es realizar un intercambio de comentarios y datos entre el responsable y el trabajador, de modo que podamos ayudar a nuestros equipos a conseguir los objetivos y mejorar su desempeño, o también felicitarlos y reconocer su trabajo cuando se cumplen con éxito las metas y objetivos planificados. No se trata de exigir cambios, sino de ofrecer las herramientas al trabajador para que llegue a la solución.

Si eres de los que busca potenciar el talento dentro de equipo, comienza por hacer la prueba, pon en práctica estos consejos, y te sorprenderás de los resultados que puedes obtener.

Anterior

Onboarding digital: Cómo abordar sin invadir

Siguiente

Esta es la entrada más reciente

Te puede interesar