La comunicación en la empresa es esencial para crear imagen de marca, sensación de comunidad y un canal de información ágil. Esto pasaba cuando el teletrabajo era la excepción y sigue sucediendo ahora que el trabajo remoto es masivo. De hecho, las empresas que fomentan la comunicación entre empleados y entre estos y la propia empresa, son el doble de productivos trabajen donde trabajen (un 34% frente a 15%) según un estudio reciente de Ring Central.

Promover una cultura conectada hoy en día, no nos da este aumento de productividad por casualidad, la gente necesita sentirse parte de la empresa, más aún cuando esta no se encuentra en su entorno más cercano. Necesitan saber que hay equipos apoyándoles y que siguen luchando por objetivos comunes. En el teletrabajo, y sobre todo mientras sea una decisión de la empresa y no del empleado, se deben contabilizar muchos factores que antes nos podíamos permitir obviar. No es lo mismo comunicarte con tus compañeros de forma presencial, tomando un café o en el entorno de la oficina, que hacerlo de forma virtual, donde el contacto es mucho más frío e intrusivo.

La empresa debe ser capaz de abrir la posibilidad a sus equipos para que creen lazos y promuevan la conexión entre departamentos y miembros de los mismos. Es de vital importancia que todos sepan que tienen los mismos recursos que tenían cuando trabajaban de forma presencial -o más- y que los líderes estén preparados para apoyar a equipos que, como ellos, se están enfrentando a consecuencias muy duras por la pandemia. Términos como team building o compromiso del empleado deberían oírse más a menudo y dentro de las formaciones, el teletrabajo debería ir tomando forma de capítulo aunque a veces se parezca más a un volumen entero.

Por supuesto, no hay solo que comunicar las posibilidades que hay en el teletrabajo, sino también hay que ser capaces de entregar lo prometido y encontrar la mejor forma de integrar en nuestro ecosistema soluciones cloud y herramientas fuertes que no generen frustración y se incorporen en nuestro programa a largo plazo.

Lo comentamos mucho en este portal, pero la experiencia del empleado es una pieza clave tanto como lo es la experiencia del cliente. Y estando esta en peligro, también lo están los resultados del negocio.

Anterior

La innovación y el nuevo rol de las empresas

Siguiente

El Contact Center español, listo para abrazar la nube

Sobre el autor

Mariola Montoya

Periodista y comunicadora audiovisual que junto a su curiosidad innata da un enfoque único a su contenido.

Te puede interesar