Los canales de relación con tus clientes se han multiplicado ampliamente y su uso durante la pandemia ha cambiado la forma en la que los clientes se ponen en contacto para buscar respuestas o adquirir productos o servicios. En cualquier caso, ya nadie duda de la eficacia de los servicios omnicanales para convertir cada contacto en una oportunidad de venta al igual que todos entendemos que es hoy un servicio necesario para estar disponibles y fomentar las relaciones empresa-cliente en un momento de alta demanda online. Sin embargo, sin una correcta base, estos procesos pueden mostrarse ineficientes y no proporcionar los resultados esperados. Hoy te mostramos dos de esos pilares que no hay que perder de vista ante la vorágine de cambios en la comunicación:

  1. El valor que ofrecemos empieza desde la formación

El contacto con el potencial y el cliente debe aportar valor, por eso es importante conocer a nuestro público, sus gustos, necesidades y características. Sin embargo, este trabajo de poco nos sirve si no se ha formado adecuadamente a todo el personal dedicado a tratar con ellos. Por tanto, para aportar valor tras cada interacción, hay que empezar por entender, internamente, su importancia tanto en la formación en sí como en todos los sistemas que la soportan (incentivos, salariales etc). Solo así podremos asegurar que cuidamos la relación con el cliente de forma cuantificable y ajustándonos a cada individuo.

  1. Todos los procesos deben ayudar al ratio de conversión en ventas

Los procesos de negocio, herramientas y sistemas de la empresa deben estar pensados y configurados para facilitar esta atención y contacto multicanal para incrementar el ratio de conversión en ventas. Deben proporcionar una base de relación sólida y fiable. Para ello, deben ser sencillos y construidos de forma coherente con esta estrategia.

Llevamos mucho tiempo oyendo hablar de omnicanalidad y de cómo puede ayudar en el crecimiento de las ventas de las empresas, muchas empresas han adoptado diferentes protocolos y estrategias con éxito y otras siguen probando distintas aproximaciones. Lo cierto, es que con un tratamiento óptimo de las oportunidades, cuidando los procesos y la gestión de cada contacto y buscando una inversión a largo plazo de estrategias de marketing y comunicación, la empresa será capaz de aumentar sus ventas exponencialmente. Más que nunca hay que contar con herramientas que analicen con precisión combinando múltiples fuentes de información para no dejar a ningún prospecto atrás e impulsar los procesos de ventas identificando las métricas que son importantes y señalando las oportunidades de mejora y la toma de decisiones.

Anterior

Teletrabajo: mucho más que ahorro en costes

Siguiente

La equidad conecta a las personas

Sobre el autor

Mariola Montoya

Periodista y comunicadora audiovisual que junto a su curiosidad innata da un enfoque único a su contenido.

Te puede interesar