La conversación sobre los cambios en la forma de proveer servicios médicos se han visto avivada durante los últimos años por revoluciones como la del Big Data y su análisis, pero el mayor cambio viene de la mano de la Telemedicina.

La Telemedicina no es algo nuevo, de hecho, el primer caso de Telemedicina para ayudar a un paciente sucedió en 1967, pero hasta la situación de distanciamiento social adjunta a la pandemia, se trataba de una práctica algo tímida, o cuanto menos, fuera del foco social.

Por la imposibilidad de tener consultas cara a cara, muchos profesionales de la salud se han visto obligados a utilizar los medios disponibles, ya sean apps especializadas u otras más tradicionales como el correo electrónico o programas de videoconferencia, para realizar sus consultas. Puede parecer obvio, pero eso significa que pueden proveer de un cuidado primario a sus pacientes sin la necesidad de que exista un desplazamiento de ninguna de las partes. Esto y la creciente aceptación y uso de estas tecnologías por la ciudadanía, nos indican que la Telemedicina, incluso si la vacuna contra el COVID-19 llega pronto y es accesible, va a permanecer como un recurso más a la hora de atender al paciente.

Os dejamos algunas ideas sobre el impacto positivo de la Telemedicina:

  • Abre la posibilidad al paciente de contar con cuidados médicos de calidad y fácilmente accesibles, proveyendo de una experiencia más completa y con más posibilidades al ciudadano.
  • Permite a posibles pacientes, en lugares de difícil acceso o sin un centro de salud cercano, acceder a un cuidado de calidad en su área.
  • Genera seguimientos más frecuentes y por lo tanto, posibilita una mejor relación entre el profesional y su paciente.
  • Su aceptación hace más fácil a los centros con menos recursos el externalizar el servicio de Telemedicina.
  • El paciente tiene mayor control sobre la forma en la que se está llevando a cabo su tratamiento por razones como el aumento de frecuencia en la comunicación paciente-profesional.

Aunque la Telemedicina puede traer muchas bondades, si se soporta sobre una organización y sistemas endebles, puede hacer más daño que otros campos donde se utilice la comunicación a distancia para conseguir resultados. Por eso, si se trata de un sistema que va a permanecer en nuestro día a día, debemos darle la atención y recursos necesarios; sobre todo ahora, que es cuando más se necesita.

Anterior

¿Está tu empresa preparada para continuar el negocio pase lo que pase?

Siguiente

¿Cómo mantener el contacto directo con el cliente si las tiendas están cerradas?

Sobre el autor

Mariola Montoya

Periodista y comunicadora audiovisual que junto a su curiosidad innata da un enfoque único a su contenido.

Te puede interesar